coche-electrico-barato
¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico?
coches-electricos

Coches eléctricos, Todo lo que debes saber

Creo que a estas alturas, todos sabemos qué es un coche eléctrico. Se trata de un tipo de automóvil eléctrico, es decir, un vehículo autopropulsado mediante energía eléctrica.

Seguir ofreciéndoles datos e información técnica es una opción para explicar todo lo que se debe saber acerca de los coches eléctricos y continuaré haciéndolo con mucho gusto. Podría tirarme horas y horas hablando si me lo permitieran.

Si buscan y me piden más datos técnicos es probablemente porque les gusta el mundo de la ingeniería y la tecnología en general o simplemente son muy exigentes y curiosos a nivel técnico, lo cual es bueno.

No duden en pedirlo en los comentarios. De hecho, yo soy ingeniero y soy muy curioso con todo lo que tiene que ver la tecnología, por lo que les entiendo perfectamente.

¿Qué me hizo decantarme por el coche eléctrico?

Pero, siendo sinceros, he de admitir que no fue la ingeniería ni la tecnología lo que me hizo tomar la decisión de decantarme por un coche eléctrico. Lógicamente tuvieron mucho que ver al final, pero el motivo fue otro muy diferente al que se imaginan.

Ya he hablado en posts anteriores de la historia de los coches eléctricos, de la historia del motor eléctrico, de las ventajas y desventajas de los coches eléctricos, de las subvenciones existentes, de los puntos de recarga y de muchos temas más para facilitarles información de interés sobre todo lo que tenga que ver con coches eléctricos.

¿Se acuerdan del post de la historia del coche eléctrico? Existe hace casi doscientos años y su marcha era imparable hasta que una serie de intereses sabotearon este avance tecnológico a favor de los motores de combustión y causaron un retraso de doscientos años en la historia de la movilidad.

Pero esta vez, este nuevo auge de los vehículos eléctricos viene pegando duro, empezando por la autonomía de las baterías, que fue el punto por donde atacaron los interesados en promover los motores de explosión y el motivo por el cual se dejaron de fabricar los coches eléctricos.

Pero esta es una nueva era, con nuevas tecnologías y conocimientos, nuevos materiales y nuevas técnicas asociadas todas al desarrollo de la informática y la era digital. El avance de los coches eléctricos es ahora imparable.

Podría decir que los vehículos eléctricos son fantásticos, una experiencia especial y diferente en lo referente a sensaciones físicas, y lo es. Vaya si lo es.

¿Por qué el automóvil eléctrico ha llegado para quedarse?

Pero hoy quiero decir algo de corazón y dejar atrás los datos técnicos. Les voy a explicar cuál fue el motivo determinante y decisivo que me hizo optar por un coche eléctrico para mi proyecto Road to Busan.

Recuerdo que antes de entrar al año 2000 (qué viejo me acabo de sentir), cuando usaba Messenger y MySpace (ahora sí que me acabo de sentir viejo), surgió en escena el teléfono móvil.

Recuerdo que pensé “Wow, esto es el futuro” y así fue. Fue el inicio de un cambio. El teléfono móvil prácticamente condenó al olvido las cabinas telefónicas y los teléfonos fijos. Hoy nadie puede vivir sin un teléfono móvil. Hoy quien no usa un teléfono móvil es cuanto menos, raro.

Recuerdo que en su día pensé también “Yo no me pienso comprar un teléfono móvil, no lo necesito”. Y no lo necesitaba. Nadie lo necesitaba. Nadie lo quería. Vete tú a quitarle el teléfono móvil a un niño de las manos ahora, para que veas lo que te pasa.

Recuerdo que en su día pensé “No me pienso gastar el pastón que cuesta ese teléfono móvil”. La semana pasada me gasté 1000 euros en el teléfono móvil con la mejor cámara del mercado para documentar los 17.000 km que voy a conducir desde Las Palmas de Gran Canaria hasta Busan en un vehículo eléctrico, mi amigo el HYUNDAI KONA Eléctrico.

La llegada del coche eléctrico es otro fenómeno similar al del teléfono móvil. Ha llegado para quedarse. Lo quieran o no, es el inicio de una nueva era.

Cuando me puse por primera vez al volante del HYUNDAI KONA eléctrico pensé “Wow, esto es el futuro, parece que estoy pilotando una nave espacial”. Me recordó exactamente esa sensación que sentí cuando saqué mi primer teléfono móvil de la caja y tuve entre mis manos lo que para mí era la tecnología más avanzada de la humanidad.

Recuerdo que pensé “Yo no me pienso comprar un coche eléctrico, a mí no me engañan, esa tecnología está en pañales”. Ahora no me imagino mi vida sin mi amigo el HYUNDAI KONA eléctrico.

Conducir un coche de gasolina, por muy bonito, rápido y potente que sea, ya no es lo mismo. Es como volver a la prehistoria. Es como volver a llamar desde una cabina telefónica. ¿Han usado alguna cabina telefónica recientemente? Les invito a que lo hagan. Será una experiencia de lo más retro. Les invito a que se lleven un paquete de kleenex ya que la cabina estará posiblemente sumida en el total abandono de mantenimiento.

No les invito a que se lleven un Sonotone, pero prepárense para buscar la tecla para subir el volumen, porque no sabrán dónde encontrarla y les aseguro que la buscarán.

Recuerdo que cuando me hablaron de coches eléctricos pensé “No me pienso comprar un coche eléctrico, no lo necesito”. Y tenía razón. Y la sigo teniendo. Pero no soy yo, ni tú, sino el planeta quien lo necesita. El planeta necesita un cambio urgente.

Este cambio no es una estrategia de marketing global para que te vuelvas adicto al teléfono móvil.

Esto es diferente. Esto es importante. Los gobiernos no se pusieron de acuerdo para promocionar el cambio del teléfono fijo al móvil. En este caso, todos, gobiernos, instituciones y empresas arriman el hombro para que la gente se anime al cambio porque la que se avecina, amigos, es serio, y el ciudadano de a pie también debe de aportar su granito de arena.

Información sobre coches eléctricos: Lo que nadie sabe

Estos Carnavales hizo sol en Las Palmas durante la Cabalgata. Esta Semana Santa en Las Palmas estaba nublado y en el sur hacía bueno. Hace años que en verano no tenemos verano en Las Canteras sino la ya famosa y habitual panza de burro.

Y a mí que no me digan que la panza de burro es de toda la vida, que tengo unos años ya y recuerdo perfectamente unos veranos de escándalo en Las Canteras (más o menos cuando ligaba por Messenger y usaba Myspace). Y ahora sí que no me siento mal por sentirme viejo, porque son buenos recuerdos.

¿No se han dado cuenta? El tiempo está raro. Muy raro. El tiempo está cambiando. No hace mucho que se vieron hasta tornados en las costas canarias. Son efectos de lo que se llama el Cambio Climático. Y estoy seguro de que saben las consecuencias que conlleva. Estoy seguro de que ya les ha llegado información diciendo que estamos en el límite para que el efecto sea irreversible. Y esa información es real. No es marketing, amigos.

Los vehículos eléctricos son un gran paso para frenar el cambio climático. Pueden dejar de usar aerosoles, optar por las energías limpias y renovables, escandalizarse cuando vean las imágenes de la deforestación del Amazonas, pero si están pensando en comprarte un coche, les recomiendo, amigos míos, que se planteen muy seriamente comprarse un coche eléctrico.

La aportación por el bienestar del planeta que harían optando por el vehículo eléctrico sería realmente significativa ya que hay que promover el cambio.

Vehículos eléctricos: La clave de la sostenibilidad

Los vehículos eléctricos son un gran paso hacia la movilidad sostenible. Pueden ustedes caminar, ir en bici, usar el transporte público para ir al trabajo, pero si se pueden permitir y quieren comprarse un coche y de verdad están preocupados por el planeta que dejarán a sus nietos, les pido, amigos míos que se planteen seriamente comprarse un coche eléctrico.

No se imaginan la sensación de saber que no estás contaminando. Es una sensación de bienestar consigo mismo que no se puede explicar.

Por otra parte, saber que lo que cuesta un coche eléctrico y su mantenimiento a la larga compensa (y tanto) todos los gastos que conlleva un coche de motor de combustión. Si quieren sacar cuentas, les invito a leer los posts en los que hablo de las ventajas de los coches eléctricos y también el de cuánto cuestan las recargas de los coches eléctricos.

Por último y aunque suene superficial, es increíble la cantidad de personas que se te quedan mirando al pasar. Primero por la sorpresa de lo silenciosos que son los coches eléctricos y después por ver que el coche es eléctrico en sí.

Y, aunque parezca postureo, resulta curioso ver cómo la gente te señala diciendo “¡Mira, qué guay, es eléctrico!”. Llámalo postureo, pero es un postureo guay. Es como si la gente pensara “Miralo, él también se ha pasado al eléctrico, yo también lo haré desde que pueda”.

Los coches eléctricos molan

Y esa es la realidad, lo que he notado no es rechazo al coche eléctrico. Todo lo contrario, la gente quiere tener un coche eléctrico pero no se lo puede permitir, o eso cree. El coche eléctrico está más al alcance de sus manos de lo que se imaginan.

Existe ya un mercado muy grande de coches eléctricos de segunda mano y por otra parte existen muchísimas ayudas para la compra de coches eléctricos nuevos. Y por otra parte, está también esa inseguridad, esa incredulidad de si el coche eléctrico realmente funciona. Esa misma incredulidad que todos sentimos respecto al teléfono móvil en su día. Mírate ahora leyendo estas líneas con tu móvil de no sé cuántos cientos de euros.

Y me da igual si optas por un HYUNDAI KONA eléctrico o por un Tesla (si es que te puedes permitir un Tesla). Lo importante es que te pases al lado eléctrico de la fuerza. Que crees concienciación. Que difundas un mensaje, el mensaje que estoy tratando de difundir con estas palabras, con los cerca de 20 posts que llevo escritos ya.

Y no me refiero solamente a los coches eléctricos. Hablo de los vehículos eléctricos en general. Habrán notado el boom de las patinetas eléctricas. Siempre que puedo se la cojo prestada a mi amigo Alessandro y es una gozada. Es como tener un scooter pero en patineta. Apretas un botón y cruzas la ciudad en un periquete.

Y hablando de scooters, en mi último viaje a Madrid pude ver con mis ojos que el cambio se está produciendo más rápido de lo que me esperaba. En el centro de la ciudad solo se veían scooters eléctricos circulando. No llegué a ver ni una sola moto de combustión. Me da miedo probar una moto eléctrica porque tal vez, o mejor dicho, seguramente, me enamoraré y me desharé de mi querida moto.

Pero no solo scooters dominan el mercado en Madrid. Los vehículos eléctricos ganan por goleada a los de combustión. Los coches de alquiler son todos eléctricos y por las calles peatonales, la proporción de patinetas eléctricas y hoovers es alertante.

Esto se debe a que cada vez está más restringida la circulación de vehículos no ecológicos por el centro de Madrid. ¿Se acuerdan de eso que comentaba antes de que los gobiernos están promoviendo el uso de vehículos eléctricos para erradicar el cambio climático? Pues el hecho de que en Canarias eso todavía no haya llegado no significa que en el resto del mundo no sea algo a la orden del día y de lo más habitual.

Los automóviles eléctricos son el futuro

No lo puedo describir de otra manera. Este último viaje a Madrid fue como un viaje al futuro y no me pudo llenar más de satisfacción saber que lo que estoy tratando de promover en Canarias no es ningún disparate, que el coche eléctrico ya no es el futuro. Es el presente, y muy presente.

Ahora me queda recorrer los más de 17.000km de mi proyecto Road to Busan durante el cual podré comparar las distintas ciudades que visitaré y ver cómo llevan a cabo todas las medidas necesarias para promover el desarrollo y la movilidad sostenible en cada país.

Trataré de absorber todas las ideas y propuestas que vaya encontrándome por el camino y se las iré transmitiendo a través de este blog, así como Alicia seguía el camino de baldosas amarillas para llegar al mago de Oz, yo trataré de seguir mi ruta por las distintas ciudades por el camino hacia la sostenibilidad.

¿Te gusta este artículo? Compártelo
Comentarios

    Sin comentarios

    Nuevo comentario
    Volver a inicio