¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico?
Todo lo que debes saber sobre subvenciones para coches eléctricos
como-funciona-un-coche-electrico

¿Cómo funciona un coche eléctrico?

Son muchas las personas las que me han preguntado acerca del funcionamiento del coche eléctrico y he pensado en explicarlo de forma sencilla de forma que todos lo podamos entender.

Lo cierto es que a veces, leo algunos posts que son muy técnicos y al terminar de leerlos, se suele dar el caso en que estoy más confundido de lo que estaba antes de leerlos.

Por eso siempre trato de utilizar palabras y conceptos más sencillos de explicar para que leer mis posts no resulten una pérdida de tiempo para el lector.

Las claves del funcionamiento de un coche eléctrico

En este, como es habitual, trataré de ir al grano y explicar cómo funciona un coche eléctrico como si estuviéramos en una cafetería y no tuviese imágenes para describirte el proceso.

EL MOTOR ELÉCTRICO

Ya expliqué en un post anterior todo lo relacionado sobre la historia y el funcionamiento del motor eléctrico. Básicamente, cuando hablamos de un motor eléctrico se trata de una maquinaria que convierte energía eléctrica en energía mecánica, es decir, transforma electricidad en movimiento.

La electricidad proviene de una batería que alimenta el motor eléctrico y este motor transmite el movimiento a lo que necesitamos que se mueva como en este caso, las ruedas de un coche.

Así de fácil. Tan fácil como el funcionamiento de un ventilador, tu máquina de afeitar o el vibrador de tu teléfono móvil.

No voy a entrar en detalles de cómo funciona el motor de un coche eléctrico porque ya lo hice en su día en el mencionado post anterior. Solo recordaré que una parte fija (estator) sostiene una parte móvil (rotor) que se alimenta de la fuente de electricidad (batería) y esto crea un movimiento circular controlado que se transmite a las ruedas.

Se me hace necesario detallar que, tal vez me he equivocado al poner como ejemplo la máquina de afeitar o el vibrador del teléfono móvil ya que, en estos casos, la pieza móvil no tiene un movimiento giratorio, sino oscilatorio, es decir, que se mueve de arriba abajo, de izquierda a derecha o de adelante hacia atrás. pero la esencia es la misma: se genera movimiento.

Pero un coche es algo más que una maquinaria que mueve ruedas y por eso te voy a explicar otro detalle del funcionamiento de un coche eléctrico.

LA TRANSMISIÓN

Esta maquinaria necesita de un sistema de transmisión de marchas para adaptar la aceleración con la que queremos que se mueva el coche.

En la mayoría de los coches con motor de combustión, también conocidos como motores de explosión, la transmisión se transmite mediante una caja de cambios que nos permite adaptar la potencia del motor a la pisada.

Existe también el sistema automático, más común en los motores de combustión de los Estados Unidos y varios países europeos y asiáticos.

Sistema que permite alcanzar las velocidades deseadas simplemente apretando más o menos el pedal del acelerador sin tener que recurrir a una caja de cambios ni tener que apretar un pedal de embrague.

Lo cierto es que este tipo de sistema de transmisión simplifica muchísimo la conducción a pesar de que muchos amantes del motor no lo consideren propiamente conducción.

No voy a entrar en debate ya que yo mismo solía pensar así hasta que me vi varias horas conduciendo un coche de cambios en retenciones prolongadas y posteriormente me tocó vivir la misma situación con un coche automático.

Simplemente acabas harto de meter marchas y apretar el pedal del embrague y das gracias al cielo por que a alguien se le ocurriera inventar el cambio automático.

La tendencia y el objetivo de las invenciones del ser humano es de simplificar los procesos y cubrir las necesidades de forma que requieran el menor esfuerzo para el usuario.

La verdad es que el cambio automático es una maravilla y este es un aspecto digno de mencionar sobre cómo funciona un coche eléctrico.

Arrancar el motor, punto muerto, pisas embrague, metes primera, vuelves a pisar embrague, metes segunda, vuelves a pisar embrague, metes tercera, y así hasta la quinta.

Todo esto, haciéndolo con una sincronización entre pisadas de embrague e inserción de cambios adecuada para que el coche no de cabezazos ni se cale.

¿Te has fijado en todo lo que hay que hacer para alcanzar 100 km por hora?
Pues con un coche eléctrico no te pasa esto.


Resumo el proceso. Aprietas el botón de encendido, pulsas el botón del sentido de la marcha (hacia adelante o hacia atrás) y pisas el acelerador poco a poco hasta que alcanzas la velocidad que quieras. Punto.

No te tienes que preocupar de nada. Solo de la seguridad de no chocar con nada en tu camino. No hace falta preocuparse por la respiración del motor (que va acompañada de un ruido y vibraciones que te van indicando si lo estás haciendo bien) ni del cuentarrevoluciones en el tablero.

Es solo pisar el acelerador y se acabó.

¿Te imaginas que para encender la luz de tu casa para llegar a la iluminación adecuada tuvieses que pasar por 10 pasos y estar pendiente de varios factores? Es absurdo.

Pues así es como funciona un coche eléctrico. Simplificando las cosas. Aceleras y ya está.
Bueno, eso sí. Hay que estar pendiente del freno.

Lógicamente para poder evitar un accidente, al igual que en la bici o cualquier otro vehículo que se pone en movimiento, hay que pisar el freno de vez en cuando.

Otra cosa que me llamó la atención de cómo funciona un coche eléctrico es que dejas de utilizar el pie izquierdo. Lo condenas al olvido. Y es que, al no necesitar pedal de embrague se elimina otro esfuerzo innecesario en la conducción. Cuántas veces me habré visto con el muslo y el gemelo congestionados de tanto apretar con fuerza y soltar con suavidad. Para ejercitar mis piernas es mejor hacer deporte, que así trabajas con las dos piernas.

Es más, me di cuenta del esfuerzo extra e innecesario que realizamos pisando el embrague la primera vez que cogí el Hyundai Kona eléctrico cuando tuve que frenar a fondo y lo hice con el pie izquierdo.

¿Qué ocurrió? Pues que, acostumbrado a pisar a fondo con el pie izquierdo, pegué un frenazo que casi me doy de bruces contra el volante. Menos mal que gracias al cinturón de seguridad, todo quedó en un susto.

LA CARGA

Otro detalle que hay que mencionar acerca del funcionamiento de un coche eléctrico es la carga del mismo. Muchos me lo han preguntado y hay que responder también. Pues la verdad, amigos, no tiene mayor complicación que la que tiene cargar un teléfono móvil. Se enchufa y listo.

Lo malo de enchufar y listo es que tarda un poco más que lo que se tarda en echarle gasolina, pero por otra parte cabe decir que es una satisfacción increíble que mientras trabajas, duermes o ves una peli y pasas la tarde en un centro comercial, tu coche eléctrico se está recargando y para colmo… ¡Es totalmente gratis!.

Es decir, que ya no tienes que estresarte yendo a la gasolinera y quedarte apestando a gasolina. Con un coche eléctrico llenas la carga mientras haces lo que te da la gana.

MÁS GRATIS TODAVÍA

Casi se me olvida comentar que el proceso de convertir energía eléctrica en energía mecánica, es decir transformar electricidad en movimiento, se puede revertir. Es decir, se puede utilizar el movimiento de las ruedas en electricidad para recargar la batería a modo de dinamo.

Ya comenté anteriormente lo bien que me lo paso recargando la batería cuesta abajo utilizando el regenerador de levas. Es increíble esa sensación de ganar kilómetros gratis con la inercia del coche. O sea, que si cargar es gratis (de momento), encima ganas carga gratis mientras juegas con las levas como lo hago yo en mi Hyundai Kona eléctrico.

CONCLUSIÓN

Respecto al funcionamiento de un coche eléctrico, creo que lo he explicado en pocas palabras sin entrar en demasiados tecnicismos.

Habiendo simplificado y explicado la parte técnica del motor eléctrico y la transmisión creo que no lo pudo explicar mejor diciendo que todo se ha reducido, que se han ido eliminando cosas innecesarias en la conducción de un coche de combustión.

El coche eléctrico simplemente funciona economizando muchísimas cosas que antes considerabas normales.

¿Se ha economizado? No. Economizar es reducir costes, pero aquí no se ha economizado. Simplemente se han eliminado. Se ha eliminado totalmente el uso del pie izquierdo, el uso de los cambios, el ruido, las vibraciones, el tiempo que pierdes en las gasolineras, los olores, las veces que miras el cuentarrevoluciones…

Y aunque pensarás que lo más importante que se ha eliminado es el dinero que te gastas en combustible, estás equivocado. Lo más importante es que se ha eliminado totalmente la contaminación emitida por parte de los motores de combustión.

¿Qué cómo funciona un coche eléctrico? Te lo voy a explicar de otra manera. Funciona simplemente queriendo que funcione, queriendo formar parte de un cambio, de una mejora. Queriendo no reducir, sino eliminar por completo cosas que no son necesarias y para colmo mejorando muchísimas cosas que necesitan de ser mejoradas.

Un coche eléctrico solamente funciona si hay una persona decidida a que funcione.
¿Eres tú esa persona?

¿Te gusta este artículo? Compártelo
Comentarios

    Sin comentarios

    Nuevo comentario
    Volver a inicio