Road to Busan cruzó el estrecho de Gibraltar a ritmo de gaiteros.
Road to Busan se presentó en el Salón del Automóvil de Barcelona.
Road to BUsan recorre Marruecos.

Un viaje por carretera a través de la magia de Marruecos.

Nuestro primer país en recorrer es Marruecos... un lugar de una diversidad abrumadora. Un país que ofrece al viajero cordilleras legendarias, ciudades ancestrales y desiertos infinitos.

Pero al contrario de lo que mucha gente piensa, allá donde la gente ve odio y racismo, nosotros encontramos una cálida acogida antes de iniciar el viaje de nuestras vidas.

Los contrastes magrebíes

Parece que todo lo sucedido en Marruecos fue un sueño.

Sacar el coche del recinto portuario de Marruecos se convirtió en un periplo que nos llevó 3 días consecutivos yendo al puerto a hablar con los transitarios Said y Nouredine a ver si por fin podríamos rodar con el Hyundai KONA eléctrico de una vez para comenzar con la expedición.

Además, hemos coincidido con el Ramadán y esto significa que esto merma un poco la efectividad de la gente a la hora de ofrecer la mejor calidad de servicio. Mientras tanto, un amigo de la infancia de Yuna, Youssef, fue el mejor Cicerone.

Nos iba a buscar por la mañana para ir a la aduana y hacer gestiones al ayuntamiento; al mediodía nos llevaba de tour para poder captar imágenes y grabar recursos sobre la vida local y poder compartir en este blog, cosa que para el equipo Road to Busan significaba oro ya que estábamos sin coche debido a la burocracia marroquí.

Youssef es empresario pero podría ser fácilmente candidato a algún cargo político. Culto, bien parecido, muy bien relacionado, con una agilidad mental y unas habilidades comerciales y de comunicación espectaculares.

Una entrañable familia de seis mujeres compuesta por su hermosa mujer y cinco niñas adorables, hace de él un fehaciente creyente de la igualdad de género y su desarrollo en Marruecos por el bien de ellas y su porvenir.

Este maravilloso país es uno de los más avanzados de África. Pero aún así, es visible en muchos lados la pobreza y la sensación de que en muchos aspectos aún está en desarrollo.

Se denotan muchísimo los contrastes. La diferencia, por ejemplo entre Essaouira y Rabat es abismal. La decadencia pero a la vez magia encantadora de una y la imponente modernidad de la otra denotan que el desarrollo no ha sido parejo.

Pero hay que admitir que las imágenes en Essaouira son espectaculares y parece que estamos en el milenio pasado todavía.

La riqueza cultural y folklórica de Marruecos brilló a través de nuestras lentes y se quedó marcada para siempre en nuestras retinas. Fue un paraíso visual para nosotros.

Por otra parte, Rabat y Tánger tienen zonas que no tienen nada que envidiar a ninguna capital europea. Podrían incluso dejarlas atrás.

Edificios muy modernos con arquitecturas de diseño, imponentes avenidas y coches de lujo acabados de salir al mercado. Muy europeo todo.

Circular por Marruecos con el Hyundai KONA eléctrico fue como pasar con una nave espacial por sus calles. Todo el mundo se quedaba boquiabierto señalando el coche. Nadie había visto un coche eléctrico en su vida. Ni siquiera Youssef, quien confesó que su familia tiene muchos coches ya que en tres días le vimos llegar al menos en cuatro coches diferentes.

Salimos tarde de Agadir e hicimos el tramo de Essaouira de noche. El que conoce esa carretera sabe que no es la ideal para circularla de noche pero decidimos hacerlo para ganar algo de tiempo.

La capital del reino occidental, Rabat

En cambio, el tramo Essaouira-Marrakech se hizo de día y la verdad es que merece la pena disfrutarlo. El paisaje es espectacular. Ese mismo día el equipo Road to Busan continuó hasta Rabat donde ya de noche llegaron a casa de Ghali y Tami, que los recibieron con los brazos abiertos.

Él es economista y da clases de canto. Ella es experta en comunicación y además trabaja para el gobierno marroquí fomentando el emprendimiento entre la juventud a través de un programa internacional de formación.

Al día siguiente, después de caminar por la ciudad y retomaron la ruta de nuevo por la noche para llegar a Tánger con un poco de tiempo extra para embarcar hacia territorio español.

Hace un par de años tuvo lugar en Marrakech la cumbre de sostenibilidad COP22 a la que acudieron muchos expertos en sostenibilidad pero que no causó realmente un impacto notable en la sociedad local ya que pocos saben de qué se trata exactamente la sostenibilidad y también se hace palpable una gran falta de conocimiento real al respecto por parte del ciudadano de a pie.

Esto último es también palpable en España y que no se trata de un problema aislado que suceda en Marruecos por ser un país africano.

La ruta en datos

Debemos admitir que la Red de puntos de recarga nos ha sorprendido bastante ya que el país magrebí está mejor preparado de lo que nos esperábamos. El estado de las carreteras sorprendió muy positivamente, estando incluso por encima de algunos países europeos. En casi 1.200 kilómetros, hicimos 3 cargas en Marrakech, Rabat y Tanger; con un consumo medio de 12,5 kWh, y, por supuesto, haciendo el recorrido con cero emisiones.

La carreteras que nos encontramos eran en su mayoría secundarias, no hay muchas autopistas. Por lo general el estado de las carreteras era bastante bueno, aunque eso sí, con muchas curvas. Circulamos por algunos tramos entre las principales ciudades: Marrackech, Rabat y Tánger, donde las carreteras eran muy buenas y estaban muy bien conectadas.

En relación a los puntos de carga, nos encontramos ante diferentes situaciones:

  • En Marrackech pudimos cargar gracias a que fuimos a un hotel en la zona donde nos alojábamos, y en el aparcamiendo disponían de varios cargadores trifásicos.
  • En Rabat dimos con dos gasolineras en las cuales no tuvimos ningún problema a la hora de usar sus cargadores.
  • En Tánger, por error de la app informática que estamos usando, nos indicaba que habían dos cargadores en dos gasolineras diferentes y al llegar solo había uno. El personal del Hotel Movenpick muy amablemente nos prestó su ayuda con un alargador, y pudimos cargar a las 03.00 horas de la mañana.

¿Dónde buscamos la información de los puntos de carga? Principalmente usamos Electromaps y la web de Marruecos.

En generales pensamos que nos encontraríamos más problemas para encontrar puntos de carga efectivos, pero por el contrario, Marruecos es un país en el que se está fomentando bastante el uso de cargadores eléctricos. Fue una grata sorpresa.
Cada vez hay más instalaciones de puntos de carga en el país, y es abierto, no se necesita una app, ni tarjetas, ni nada para activarlo, frecuentemente son gratis.
La hospitalidad de Marruecos es un recuerdo que nos llevamos. En el camino nos encontramos gente súper amable y dispuesta a ayudarnos.

¿Más datos de la ruta? Aquí:

Como resumen de la primera etapa de Road to Busan, el balance es positivo pero se echa en falta un mayor esfuerzo en diseminación de información que con un poco más de esfuerzo dará grandes resultados.

Nuestro acompañante en esta aventura David H Rodríguez está retratando nuestro paso por el mundo con una galería de fotos increíbles que podrán seguir y ver en Facebook.

Continuamos la ruta por territorio español. Les iremos informando. ¡Nos vemos en la carretera!

¿Te gusta este artículo? Compártelo
Posts relacionados
Comentarios

    Sin comentarios

    Nuevo comentario
    Volver a inicio