Ventajas del coche eléctrico, ¿aún no las conoces?
Todo lo que necesitas conocer acerca de la batería del vehículo eléctrico
Elementos que verás en un coche de combustión y que no encontrarás en un vehículo eléctrico

Elementos que verás en un coche de combustión y que no encontrarás en un vehículo eléctrico

¿Cuál es para ti la mayor diferencia entre el vehículo eléctrico y el de combustión? Cuando se piensa en la movilidad sostenible, muchas veces nos limitamos a pensar en el funcionamiento del motor.

Pero cuando entras en un coche eléctrico por primera vez, descubres otras diferencias. Estos coches tienen otras peculiaridades, todas derivadas de la forma de energía que consumen. El eléctrico y el de combustión son vehículos hermanos, pero cada uno tiene su carácter. En uno encontramos elementos que no tiene el otro y viceversa.

A continuación te presentamos esos detalles que marcan la diferencia.

Lo que no verás en un coche eléctrico

¿Te preguntas qué cosas no verás en un coche eléctrico que sí están en el de combustión? Veámoslo con los ejemplos del Hyundai Kona y su hermano el Hyundai Kona Eléctrico.

1. El motor de combustión

Por supuesto, no hay un motor convencional. En el eléctrico verás menos piezas mecánicas. Pistones, cilindros, bujías, bielas, filtros, correas de transmisión… Todo eso existe por el propio funcionamiento del motor de combustión. Es decir:

  • El combustible se quema y genera energía.
  • La energía mueve pistones.
  • Los pistones a su vez mueven el árbol del cigüeñal.
  • El árbol cigüeñal lleva el movimiento a las ruedas.

Y, como veremos a continuación, esto importa.

2. La palanca de cambios

Una de las sensaciones más llamativas cuando subes a un vehículo eléctrico es que, de pronto, descubres que «falta algo». Ese algo es la palanca de cambios. No la busques: no existe.

No hay palanca de cambios porque no hay varias marchas. El motor eléctrico, al ser más eficiente y tener más fuerza no necesita la caja de cambios para optimizar su funcionamiento.

3. El embrague

Como no hay palanca de cambios, no hay caja de cambios. Y como no hay caja de cambios, no hace falta un pedal de embrague. La función del embrague es acoplar la caja de cambios con el motor. El movimiento generado por el motor llega hasta las ruedas cuando se acoplan estas dos piezas del coche de combustión. Como en los vehículos eléctricos no dispone de caja de cambios, tampoco es necesario el embrague.

Elementos propios del coche eléctrico

En los vehículos eléctricos encontrarás:

1. El motor eléctrico

Bajo el capó se encuentra un motor muy diferente del de combustión. Hay menos piezas, menos mecanismos… Casi parece el motor de un electrodoméstico a gran escala.

2. La batería

La alimentación del vehículo eléctrico está aquí. La batería es muy diferente de las acostumbradas, tanto en tamaño como en posición (en los bajos del coche) y rendimiento. Es lógico: se le exige mucho más.

3. El freno regenerativo

En los vehículos eléctricos es el mismo motor el que hace las funciones del propio motor para propulsar el vehículo y a su vez asume las funciones de generador de energía que sirve para recargar la batería.

Coche eléctrico y de combustión: dos maneras de conducir

Tener diferentes motores implica notables diferencias en el funcionamiento del vehículo eléctrico y el de combustión. Eso lleva a cambios puntuales en la manera de conducir, aunque al final el objetivo es el mismo: que disfrutes de una gran experiencia, comodidad y seguridad al volante. Y tú, ¿cómo te imaginas más cómodo conduciendo?.

Hyundai Canarias
Hyundai Canarias
¿Te gusta este artículo? Compártelo
Posts relacionados
Comentarios

    Sin comentarios

    Nuevo comentario
      NewsletterVolver a inicio